depresion post parto
Noticias

¿Lloras todo el tiempo después de tu embarazo? Puede ser depresión post parto

Publicado septiembre 23, 2019 el 10:26 am por / No Comments

¿Deseabas mucho la llegada de tu bebé pero sientes que algo cambió poco antes o después del parto? Esa tristeza profunda que a veces se manifiesta en incontenibles ganas de llorar y asume en otras ocasiones la forma de cansancio y apatía generalizada es normal; resulta de un cambio abrupto en los niveles hormonales y la experimentan muchas mujeres alrededor del mundo.

Este padecimiento se clasifica en tres tipos, de acuerdo con la duración e intensidad de los síntomas: depresión perinatal (antes del alumbramiento y hasta un año después), tristeza post parto, (inmediatamente después y hasta dos semanas más tarde) y psicosis post parto (es temporal y reversible con tratamiento. Se presenta en mujeres que padecen trastorno bipolar o desórdenes psicoafectivos y por su naturaleza es considerada una situación de emergencia).

Los factores desencadenantes son diversos, pudiendo radicar en experiencias muy particulares. No obstante, entre los más comunes se han identificado los siguientes:

  • Haber sido madre a temprana edad.
  • Haber vivido un embarazo no deseado.
  • Experimentar circunstancias adversas (muerte de un ser querido, enfermedad propia o confirmación de malformación congénita o enfermedad del bebé).
  • Contar con antecedentes personales o familiares de depresión u otros trastornos psicológicos.
  • Sentirse poco acompañada por la pareja o la familia.
  • Pasar por dificultades económicas o de vivienda.
  • Vivir en el extranjero en calidad de exiliada o refugiada.

Alternativas de solución

Recuerda, las hormonas nos condicionan:

Esto sucede mucho más de lo que pensamos y sin que ello nos vuelva menos inteligentes. La depresión asociada al nacimiento de un hijo puede ser aterradora al no caber en la descripción de una simple tristeza, pudiendo abarcar, incluso, sentimientos de ira contra ti misma, tu pareja y las circunstancias o rechazo hacia el bebé. A veces, puedes experimentar pensamientos sobre hacerte daño o hacérselo a tu hijo; sensaciones que no comprendes y que suman a la depresión sentimientos de vergüenza y de miedo.

Si te identificas con lo anterior, haz un alto antes de juzgarte y recuerda cuántas veces, antes de estar embarazada, sensaciones de origen físico como el hambre o el sueño influyeron en tus estados de ánimo y condicionaron tus decisiones. Recuerda las veces que elecciones importantes como terminar una relación personal o profesional o llevar a cabo una mudanza estuvieron influidas por sentimientos poderosos que, después de uno o dos días, descubriste estaban relacionados con el síndrome premenstrual, aun teniendo fundamentos lógicos. Reflexiona acerca de en qué medida esos impulsos e ideas reconocen un origen fisiológico.

Permítete expresar lo que sientes:

Ya sea que decidas hablar con una amiga, escribas un diario o busques ayuda profesional, lo más saludable es dar espacio a esas emociones que no entiendes o por las que te sientes culpable. Considera que para llegar a su comprensión es necesario pasar por un proceso de reconocimiento y aceptación.

Confía en la sabiduría de tu organismo para equilibrarse:

La recomendación es universal, pero especialmente en este caso, automedicarte no será la solución para controlar la ansiedad. Considera que durante la lactancia los fármacos que consumas pueden afectar el desarrollo de tu bebé. Por eso, antes de recurrir a ellos, es preferible que intentes con terapias alternativas, practicando algún pasatiempo o deporte.

No ignores las señales de alerta que envía tu cuerpo:

Dolor e inflamación excesiva en los senos, hipertensión arterial y problemas vasculares, dolor abdominal intenso y fiebre alta, que durante la depresión post parto pueden atribuirse erróneamente al malestar emocional o llegar a confundirse con sus síntomas, son señales de alerta que el cuerpo envía para indicar que algo no está funcionando a nivel físico.

Renuévate de adentro hacia afuera:

Sabemos que quieres recuperar la figura que tenías antes del embarazo e incluso mejorarla; metas que con toda seguridad alcanzarás siguiendo las recomendaciones de tu especialista. Sin embargo, es importante que respetes los tiempos de tu organismo y no te obsesiones con que los cambios sucedan de inmediato. En lugar de eso, concéntrate en apreciar la belleza de tu cuerpo en esta etapa utilizando los productos cosméticos y prendas adecuadas para resaltar sus mejores cualidades.

En Mama Mia tenemos las cremas reductoras, blusas, vestidos y conjuntos de lencería que te ayudarán a sentirte cómoda mientras los malos días pasan y recuperas tu figura y estado anímico.

Productos recomendados

  • Crema reductora MAMA MIA

    $219.00
    • UN
    Cancelar
  • Faja post parto Fajate

    $2,209.00
    • CH
    • EX
    • GD
    • MD
    Cancelar
  • Recolector de Leche Materna

    $199.00
    • UN
    Cancelar

Autor: Johana Gómez

Sobre mi: Licenciada en Ciencias de la Comunicación y se ha especializado en la redacción de textos informativos, artículos y reportajes de temas del área de salud, principalmente enfocada en temáticas de embarazo, maternidad, desarrollo infantil y estilo de vida.

Deja un comentario

Envíos gratis en pedidos de mas de $1,500 MXN Ignorar

0